Prolapso uterino, ¿qué debes saber del prolapso en el postparto?

El prolapso uterino sucede con la elongación de los músculos y ligamentos del suelo pélvico, pierden tono y se debilitan. Una vez que esto ocurre, ya no son capaces de sostener, de forma correcta al útero. Muchas mujeres manifiestan presión en la vagina aún pasada los 40 días luego de parto.

Este problema puede ocurrir a cualquier edad, pero se ve con mayor frecuencia luego de la menopausia, en aquellas mujeres que tuvieron uno o más partos vaginales. Sin embargo, puede aparecer en ultimo trimestre del embarazo y efectivamente durante el postparto.

Según mayoclinic.org, en la mayoría de los casos, no requiere intervención del médico. Se debe buscar ayuda con un fisioterapeuta del suelo pélvico, cuando resulta incómodo para la mujer o cuando interfiere con la vida normal.

Cuáles son los síntomas

Cuando el prolapso es leve, no se presentará ningún síntoma, al que se le deba dar importancia, en este caso la mujer se enterará de que tiene un prolapso leve en algún control ginecológico anual.

El sitio en línea womens.org.au, describe los síntomas de lo prolapsos uterino, siendo los de mayor importancia:

  • Sensación de peso sobre la vagina.
  • Sensación de presión excesiva sobre la región vaginal.
  • Sentir un bulto, o protuberancia en la apertura de la vagina.
  • Dificultad para orinar o defecar.
  • Dolor pélvico o lumbosacro.
  • Dolor o falta de sensibilidad durante las relaciones sexuales.
  • Incontinencia urinaria.
  • Infección en el tracto urinario que aparecen continuamente

Grados del prolapso uterino

El prolapso uterino se clasifica según su gravedad, por esta razón lo señalamos de manera referencial:

  • Grado I o leve: descenso ligero en el interior de la vagina.
  • Grado II o moderado: el descenso llega a la entrada de la vagina.
  • Grado III: el órgano descendido traspasa el orificio vaginal hacia el exterior, la mujer puede notar el bulto al caminar y, sobre todo, al realizar esfuerzos.
  • Grado IV o total: el órgano (vejiga, útero o recto) sale completamente al exterior, tanto en esfuerzo como en resposo.

Tratamiento

El Manual MSD, nuevamente hace referencia a que, en los casos leves, no hace falta ningún tratamiento, solamente se debe tener un control clínico regular para verificar su evolución, sobretodo para aquellas mujeres que en tiene en su planificación familiar un siguiente embarazo.

En el caso de los prolapsos uterinos, con síntomas, puede utilizarse un pesario, este es un dispositivo que se coloca en la vagina, y sirve para elevar y dar soporte al útero. Hay mujeres que no desean usar el pesario o este les resulta incómodo, en estos casos se puede acudir a la opción quirúrgica.

En general el médico tratante, le debe informar a la mujer cuáles son sus opciones de tratamiento durante y luego del postrparto. En los casos de solución quirúrgica, nos gustaría acotar que siempre se agote la valoración de un fisioterapeuta del suelo pélvico antes de tomar la decisión; por otra parte se debe tomar en cuenta que el tipo de intervención dependerá, de si la mujer adicionalmente tiene otro tipo de patologías, que se vayan a solucionar en una sola intervención.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies